Publicado: 10 de Marzo de 2014

Posventa de Automoción.- Tres de cada cuatro accidentes con víctimas ocurridos en las carreteras españolas durante los últimos años se han producido por utilizar neumáticos de segunda mano, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Para analizar la incidencia de este tipo de neumáticos en la seguridad vial, el Consorcio del Caucho, integrado por las marcas Bridgestone, Continental, Goodyear Dunlop, Michelin y Pirelli, se reunió ayer en un coloquio que tuvo lugar en la Fundación Pons.

En el acto intervinieron María Jesús Magro, directora de la Fundación PONS, Javier Villalba Carrasquilla, de la DGT, María Luisa Nieto Díaz de Yela, de Conepa, Eugenio de Dobrynine, presidente de CEA, Carlos Arnaiz Ronda, del Instituto Nacional de Consumo, y Mar Cogollo, directora de la Asociación de Prevención y de Víctimas de Accidentes. José Luis Rodríguez, portavoz del Consorcio del Caucho, aseguró que “hoy en día, ya hay más de un millón de neumáticos de segunda mano circulando por nuestras carreteras”, una demanda que ha aumentado debido “a la grave crisis económica”.

Según los principales fabricantes de neumáticos que operan en nuestro país, los conductores “no son conscientes de que el mal estado de las ruedas provoca una falta de adherencia que desemboca, entre otras cosas, en una pérdida de control del coche”, lo que se traduce en un aumento de las posibilidades de sufrir un accidente. Por este motivo, el Consorcio del Caucho recomienda mantener en perfecto estado “la única parte del vehículo que nos mantiene en contacto con el asfalto”. Además, el buen estado de las neumáticos reduce el consumo de combustible y aprovecha mejor las prestaciones del vehículo.

José Luis Rodríguez hizo hincapié en que un correcto uso y mantenimiento de los neumáticos evita otros problemas en distintos elementos del vehículo. “Si mis neumáticos pierden adherencia, mi vehículo pierde la capacidad de frenado, de respuesta al volante, por ejemplo. El neumático debe tener el lugar que le corresponda, ya que es el primer elemento que está en contacto con la carretera”. Asimismo, Rodríguez explicó que, cuando se evalúa un neumático, se ven los defectos que están visibles en las capas externas, pero no otros que no se aprecian a simple vista, como golpes, baja presión o los efectos de la temperatura”.

El portavoz de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos explicó también, que cada vehículo desgasta de forma diferente los neumáticos, lo que ahonda en el peligro de calzar unos de segunda mano, sin olvidar que, los establecimientos que los comercializan no los guardan con las pautas básicas que debe regir su almacenamiento, “lo que es fundamental para que no pierdan propiedades”.

Para Javier Villalba Carrasquilla, portavoz de la DGT, “llevar en nuestro coche un neumático de segunda mano es como ir con un coche bomba por la carretera”. Por ese motivo, todos los actores presentes en el coloquio hablaron del neumático nuevo como la opción más segura y la más económica, teniendo en cuenta la depreciación en el tiempo. A pesar de todo, España se ha convertido en un país importador de este tipo de productos, provenientes, por lo general, de Alemania, Francia, Italia y Países Bajos.